formats

Drago Bozovich es reconocido este año por los Premio LEC! Felicitaciones!!

Publicado en 23 febrero, 2017, en Noticias / News.

Queremos felicitar a Drago Bozovich, gerente general de Bozovich S.A.C, por haber sido nominado al premio anual como Líderes Empresariales del Cambio en 2017. Es un reconocimiento bien merecido y estamos orgullosos de ser parte este logro. A continuación compartimos con ustedes la nota realizada por El comercio: Premios LEC: “Una empresa familiar es casi un ser vivo”.

formats

¿Cuántas especies de árboles se encuentran en la selva peruana?

Publicado en 17 febrero, 2017, en Noticias / News.

Los invitamos a leer el siguiente articulo realizado por Gestion sobre la selva peruana. Es interesante conocer sobre la variedad de especies que existen en nuestra amazonia. El articulo muestra fotografías muy bellas que vale la pena mirar. Leer noticia completa:
click aquí.

formats

Unleashing trees in the battle against climate change

Publicado en 31 enero, 2017, en Noticias / News.

Lauren Cooper

In discussions around climate change and natural resources, one widely mentioned oversimplification is that “cutting trees is bad for the environment.” While true that global forest loss has environmental implications, sustainably managed working forests can provide impressive climate benefits in both carbon sequestration and long-term carbon storage.
Last year’s Paris Agreement of the 2015 UNFCCC Conference of the Parties (COP) highlights standing forests as part of a strategy to limit global warming to 2 degrees Celsius. This is important, given that tropical deforestation is one the main sources of emissions and is coupled with other climate, biodiversity and human welfare concerns.  
However, issues related to forests vary dramatically by geographic region. For example, international timber from illegal sources can contribute to overall deforestation, particularly in weakly managed areas. On the other hand, the United States has not experienced (PDF) net deforestation in decades and has a robust and transparent National Forest Inventory and Assessment Program managed by the U.S. Forest Service. 
In fact, U.S. forests and related wood products serve as a substantial carbon sink — the equivalent of roughly 16 percent of U.S. fossil emissions annually (PDF) — partially by storing more than 14.8 million tons of carbon per year in wood products (PDF) made from harvested trees.
Silviculture Magazine has identified three main features of working forests (defined as land already converted to rotating harvest or plantation forests): Timber production; multiple use lands (including habitat and recreation); and sustainability as an “over-arching goal and strategy.” Such working forests can be key contributors to climate change mitigation in two primary ways:
Carbon sequestration as a part of climate change mitigation; and Wood products as a sustainable renewable resource.
Working forests and carbon sequestration
Working (or “managed”) forests absorb large amounts of carbon because selective harvesting encourages and maintains rapid growth. Whereas untouched forests eventually will reach a point of “carbon saturation” without natural disturbance (where carbon absorption slows because (PDF) the forest is holding near maximum levels of carbon), sustainably managed forests absorb carbon at more aggressive rates.  

Well-managed working forests are sustainable, renewable natural resources that provide a climate advantage when used in longer-term wood applications such as construction (for example, beams, planks, particleboard and blown fiber). 

Use of timber in buildings, bridges or other infrastructure results in a ‘substitution effect’ — avoiding emissions that would have been created by materials such as steel or cement.

Engineered wood products such as Cross Laminated Timber (CLT) are attracting attention because it can replace emission-intensive materials such as steel or cement. For example, the University of Washington West Campus Student Housing project stored 4,466 metric tons of CO2 in wood materials, including engineered materials, in a five-building dormitory complex.

Further, increasing the use of timber in buildings, bridges or other infrastructure also results in a “substitution effect” (PDF) — avoiding emissions that would have been created by materials such as steel or cement. While the strength of the substitution effect varies, one international study estimates that every 1 ton of wood used in construction avoids an average of 3.9 tons of CO2. A 2015 study found 30 percent more total carbon sequestration benefits over equal time from harvested and regenerated forests than forests left to grow, with more than half of those benefits coming from the substitution effect.

Linking wood use and climate targets

To reach global climate change goals, sustainable forest use must be accompanied with an overall reduction in global deforestation.

One important consideration is reducing degradation from overharvesting or transitioning natural forests to plantation land. Policies should be careful not to encourage conversion of natural forests to plantations, as natural forests generally store more carbon (PDF) overall.

Further, shifting away from natural forests results in other negative impacts such as biodiversity loss and diminished water filtration, nutrient cycling and soil control. Environmental considerations for wood products must aim achieve an optimal balance between these environmental services.

Also important is the need for a multi-level, interdisciplinary understanding of sustainable land management and harvest to achieve green growth and climate change mitigation. Academic institutions can help by sharing knowledge and facilitating communication. Business is central and should encourage continued development of their sustainability teams, as some large industry actors, such as Weyerhaeuser and International Paper, are doing.

What does it mean for business?
Working forests produce timber products that can reduce overall pollution, boost local economies, create safer materials, reduce emissions and contribute to a green economy.

For business, emerging climate policies and public opinion on sustainability are creating opportunities to rethink how timber is used and valued. These opportunities extend beyond timber-related industries and reach into architecture, planning and construction disciplines. However, education, cross-industry connections and public relations efforts are required to catalyze such linkages into action.

The biggest challenge today is in connecting the science, business and policy elements to ensure clear wins for business, consumers and the environment. In upcoming decades, the forest industry will see new market opportunities and leverage points in the center of climate policy discussions.
To be prepared, the time to explore the relationship between forests, business and climate is now.

keep reading

formats

La importancia de ver el bosque, por Piero Ghezzi

Publicado en 30 enero, 2017, en Noticias / News.

La promesa del sector forestal es ser un nuevo motor generador de empleo y exportaciones. Es hora de retomar lo avanzado.

Por Piero Ghezzi, ex ministro de la Producción


 
El primer ministro Fernando Zavala indicó en su discurso de investidura que un objetivo del bicentenario es tener dos millones de hectáreas (ha) en plantaciones forestales con fines comerciales/industriales. Lograrlo no es realista. Implicaría plantar mensualmente lo mismo que todo lo plantado los últimos treinta años. O plantar anualmente seis veces lo que Chile, con una geografía más sencilla, hizo en sus mejores años.  
Pero es importante ser ambiciosos. El potencial es tremendo. El sector tiene dos rubros. En plantaciones se siembra de 800 a 1.000 árboles por hectárea. Se los cosecha desde el año 6 hasta el 20 (dependiendo de la especie). En concesiones de bosque en el Perú, se extraen aproximadamente 4-5 m3 de madera (menos de un árbol) por hectárea cada veinte años.  

Debemos aprovechar ambos. Podríamos exportar más de US$3.000 millones y generar cientos de miles de empleos en la selva (donde más falta). Tenemos diez millones de hectáreas de bosque amazónico “concesionables”. Es madera fina, lista para aprovecharse. Para plantaciones, tenemos cuatro millones de hectáreas “reforestables” en la selva. Además, la madera crece anualmente hasta 50 m3 por hectáreas/año, versus 25 en Chile (y 5 en Finlandia). 
No aprovechamos este potencial. De los 7,9 millones de hectáreas concesionadas para bosques, operan menos de dos millones. Y tenemos plantaciones con fines industriales/comerciales por solo 40.000 hectáreas. Exportamos solo US$150 millones e importamos ocho veces ello. 
Transformar el sector forestal requerirá que el Estado lo entienda, con políticas, gestión e infraestructura adecuadas a su realidad. Desde fines del 2014 se avanzó con la Mesa Ejecutiva Forestal. Se reglamentó la Ley Forestal, reconociendo a las plantaciones como cultivo. Entre otras cosas, se permite la extracción de plantaciones sin trámite y se reduce de un año a tres días su registro. También, Osinfor y Serfor empezaron a coordinar; se disminuyeron los trámites; se implementó el manual de auditoría quinquenal y del SIGO; también se formó el Tribunal Forestal, pendiente ocho años. Asimismo, se creó un fondo en Cofide para que bancos privados empiecen a prestar al sector a largo plazo a tasas razonables (pero no subsidiadas). Esto es transformacional, permite que los bancos empiecen a entender al sector. 

SALIR DE LA PARÁLISIS
El cambio de gobierno resultó en parálisis, pero ahora que el Minagri ha decidido liderar la mesa el tiempo se puede recuperar. Los retos son claros. En plantaciones, aumentar la oferta de terrenos disponibles. Además, el Serfor debería lanzar lineamientos para concesiones para plantaciones.
Las plantaciones forestales son extraordinariamente atractivas, pero si descuidamos el bosque, generaríamos incentivos a incendios forestales, para sustituirlo con plantaciones. Para evitarlo, debe ponerse en valor al bosque, concesionándolo a operadores responsables. Es la mejor manera de protegerlo y apostar por la madera legal. La consolidación de la industria de madera legal permitiría, además, el desarrollo de productos “mixtos” como tableros encolados o pisos estructurados. Para ello, debe convocarse la construcción del CITE Forestal de Pucallpa.
En concesiones de bosque, todavía hay sobrerregulación. Debe lograrse certeza sobre la legalidad de la madera en el origen (el bosque). Ello requiere que el Osinfor haga inspecciones previas; mejor trazabilidad; mejora en oficinas regionales, involucrándolos en la certificación de guías. Asimismo, ajustar el decreto legislativo sobre tala ilegal con un enfoque integral. Además, sanear el proceso de concesiones y concursar lo que nunca se concesionó. 
Los operadores de bosque también deben mejorar su productividad. Brasil extrae 20-27 m3 por hectárea versus nuestros 4-5 m3. De ellos, aprovechamos únicamente 30-50% versus 70-90% en Finlandia.

Difícil imaginar un sector con mayor brecha entre realidad y potencial. Para cerrarla se requiere más que buenas intenciones. Se requiere liderazgo desde el gobierno, alineando a las distintas instancias. En los gobiernos locales y regionales, está la mayor parte por hacer. También, un sector privado cohesionado (plantaciones y bosques; grande y pequeño) y reglas de juego continuas. Finalmente, una alianza transparente público-privada. El objetivo es claro, el camino conocido y los actores dispuestos. Le toca al gobierno liderar.

formats

Maderera Bozovich recibe certificación por sus buenas prácticas laborales

La Asociación de Buenos Empleadores (ABE) certifica a la empresa como Socio Emprendedor

Las prácticas de gestión y desarrollo humano de Maderera Bozovich SAC, le han permitido obtener la certificación como  Socio Emprendedor de la Asociación de Buenos Empleadores (ABE) de la Cámara de Comercio Americana del Perú.

Tras una exhaustiva evaluación, ABE reconoció a Maderera Bozovich como una empresa que brinda condiciones idóneas de trabajo, entre las que destacan las políticas de reconocimiento, la capacitación y entrenamiento para los colaboradores de la empresa, ambientes de trabajo seguros e higiénicos, establecimiento y seguimiento de metas sobre el desempeño profesional de los trabajadores, entre otros.

“Desde sus inicios, el equipo humano de Maderera Bozovich ha desempeñado un rol clave en el crecimiento y consolidación de una actividad industrial, sostenible y responsable, convirtiéndose en  factor clave y pilares del modelo de negocio de la compañía” declaró Drago Bozovich, CEO de la empresa. El ejecutivo sostuvo que con la implementación y ejecución de mejores prácticas laborales tendrán clientes más  fidelizados con la marca, “dispuestos a comprar y renovar su confianza en nuestros productos”, añadió.

La Asociación de Buenos Emprendedores (ABE) reúne a un distinguido grupo de empresas que respetan a su personal, aplicando buenas prácticas de Recursos Humanos y velando porque sus proveedores también las cumplan. 

 

 

formats

Ending Tropical Deforestation: Have We Got Our Priorities Backwards?

Publicado en 24 enero, 2017, en Noticias / News.

Doug Boucher, scientific adviser, Climate and Energy | December 14, 2016, 4:30 pm

In working to change the world, there’s always a need to keep asking ourselves whether we’re focusing on what’s most important. This certainly applies to the effort to end tropical deforestation, which is why I and my UCS colleagues have put a lot of emphasis on figuring out what causes—and in particular, which businesses—are the main drivers of deforestation. Unfortunately, a recent study indicates that that global corporations that have committed to ending the deforestation they cause, have got their priorities backwards. And it suggests that the NGO community—and that definitely includes me—may have had our priorities wrong too.   Continue reading…

formats

Bozovich planea mudarse a nueva planta en Chilca

Publicado en 9 enero, 2017, en Noticias / News.

DIETER CRUZADO MENDOZA dieter.cruzado@diariogestion.com.pe

La maderera Bozovich reveló que está comenzando este año un proyecto de mudanza de su planta de Lurín a Chilca, debido a que el valor del metro cuadrado en Lurín ha subido mucho y desea automatizar sus procesos, dijo su gerente general, Drago Bozovich.
“Actualmente tenemos alrededor de 50,000 metros cuadrados en Lurín y creemos que con la mitad podemos operar tranquilamente. Estamos viendo terrenos y queremos adquirir un espacio en el segundo semestre para arrancar operaciones en el 2018”, proyectó.
La nueva planta en Chilca podría demandar una inversión de unos US$ 10 millones a US$ 12 millones, dijo. Refirió que algunos procesos básicos como el secado de la madera se trasladarían a Madre de Dios, donde se abastecen de materia prima.
La empresa, que tiene cerca de 20% de participación de mercado, habría destinado además cerca de un millón de dólares a maquinaria europea para la recuperación de residuos para hacer tableros.
Precios
Durante el 2016, los precios internacionales de la madera cayeron entre 20% y 25%, por lo que Bozovich cerraría el año con 15% menos ventas. “Ahora, los precios se estabilizaron y buscamos recuperar esa caída. Pese a los resultados, no se ha perdido rentabilidad”, dijo el ejecutivo.
Mercados
Drago Bozovich comentó que su negocio en Perú (10% de su facturación total) sufrió una caída de entre 60% y 70%, por lo que se enfocarán en sus mercados más importantes: México, Estados Unidos y Europa; y en entrar a nuevos mercados del exterior.
Rusia es un país al que están comenzando a exportar y van a ingresar a Corea del Sur con madera fina, aprovechando los tratados comerciales y su presencia en el APEC, anotó.

formats

¿La maldición de los recursos naturales?, por Carlos Gálvez

Publicado en 4 enero, 2017, en Noticias / News.

ver mas aquí

formats

Gracias Revista costos por la excelente nota sobre pisos de madera Bozovich

Publicado en 3 enero, 2017, en Noticias / News.

La revista COSTOS publicó en su edición de diciembre una excelente nota sobre Pisos de Madera Bozovich y las soluciones de alto transito. Queremos aprovechar esta nota para agradecer a la revista y para compartir con todos ustedes la nota que contiene información e imágenes muy útiles

formats

Estudio revela tendencias de la deforestación en América del Sur

Una nueva investigación utiliza datos espacial y temporalmente explícitos para comprender mejor las tendencias de la deforestación en América del Sur.

Se imagina analizando muestras de cada parcela de bosque desmontado durante un período de 15 años en un continente entero?
Esto es precisamente lo que hizo Veronique De Sy, una cientíca de la Universidad de Wageningen y del Centro para la Investigación Forestal internacional (CIFOR), para su último estudio, valiéndose de imágenes satelitales para cuanticar las causas de la deforestación en América del Sur entre los años 1990 y 2005.
“Fue muy trabajoso”, señaló De Sy. “La tarea de conrmar visualmente cada punto de deforestación me llevó alrededor de un año, pero obtuve un resultado muy bueno, así que valió la pena”.
Y también un resultado, o mejor dicho, un conjunto de resultados, muy valiosos.

El análisis manual de muestras de cada parcela de 10 km por 10 km de la supercie terrestre de América del Sur conllevó  a que De Sy pudiera atribuir parcelas de deforestación a usos especícos de la tierra. Además, el empleo de datos divididos en dos períodos permitió plantear una perspectiva de cómo estos procesos habían cambiado con el tiempo.

Gracias a este enfoque, De Sy pudo construir una imagen de las causas de la deforestación espacial y temporalmente explícita, de modo que brinda detalles de utilidad para los responsables políticos y otros actores que buscan entender este período de quince años de cambios signicativos en el uso de la tierra.

Las causas de la deforestación en América del Sur

Considerando todos los factores y matices detectados por la investigación de De Sy, la principal causa de la deforestación no fue ninguna sorpresa.

“Los pastizales son la principal causa de la deforestación. Y este es un fenómeno especíco de América del Sur; en Asia y África, la agricultura de cultivos desempeña un papel mucho más importante que aquí”.
Los pastizales representaron el 71,2 % de la deforestación en América del Sur entre 1990 y 2005. En Brasil, donde se produjo la deforestación de casi dos tercios del continente, los pastizales fueron el principal factor, responsable de un enorme 81,8 %.
“Para la formulación de políticas, es muy importante contar con información porque se puede estar informado no solo de las áreas centrales, sino también de los agentes
responsables de la deforestación”.

“En la mayoría de los países sudamericanos, las grandes empresas agropecuarias son los agentes de cambio. Y aunque los pastizales fueron, sin duda, el factor dominante, la agricultura comercial también fue muy signicativa en algunos países, como Bolivia y Argentina.

“Solo en un país, Perú, la pequeña agricultura se presenta como una causa importante de desmonte de los bosques”, considera De Sy, en base a su estudio.
Si bien muchas de estas relaciones ya se conocían debido a otras investigaciones anteriores, el estudio de De Sy contribuyó a cuanticarlos y mostró cómo se modicaron entre 1990-2000 y 2000-2005.
“Entre los dos períodos comprendidos en el estudio, de hecho, observamos un aumento en la deforestación. La agricultura comercial desempeñó un papel más importante en el último período, pero aun así se mantuvo en el segundo lugar, lejos de los pastizales”.
Midiendo las pérdidas de carbono
Otro aspecto de la investigación de De Sy consistió en la asignación de un valor de carbono a cada punto de datos de la deforestación.
“No todas las zonas deforestadas liberan la misma cantidad de carbono. Distinguimos entre diferentes tipos de bosque mediante el uso de información de biomasa forestal espacialmente explícita”, explica De Sy.
Este nivel de detalle permitió que De Sy y sus colegas pudieran medir mejor las consecuencias del carbono derivadas de la deforestación según dónde se produjo.
En términos generales, el estudio determina que se liberaron unos 6460 teragramos, o 1 millón de toneladas métricas de carbono en América del Sur, entre 1990 y 2005 debido a la deforestación. Promediado a lo largo de 15 años, el desmonte de bosques en América del Sur se encuentra en el quinto lugar en la lista internacional de los principales emisores anuales de carbono.
“Sabemos que estos fueron algunos de los peores años de deforestación en América del Sur, en especial en Brasil”, armó De Sy.

Desde la perspectiva del carbono y de la aplicación de la ley, otra tendencia negativa que observó De Sy fue que la deforestación en Brasil se desplazó hacia zonas más interiores de la Amazonia entre los dos períodos. Esto signicó necesariamente que los bosques desmontados tenían mayor valor de carbono.
Sistemas de monitoreo de REDD+
Entonces, ¿cómo se pueden aprovechar estos nuevos hallazgos?
De Sy considera que sus datos son de gran valor a la luz del reciente acuerdo sobre REDD+ alcanzado durante las negociaciones de París sobre cambio climático a nes de 2015.
“Este trabajo puede, sin duda, brindar un indicador de línea base para los países que están estableciendo sus propios sistemas de monitoreo, por ejemplo: qué controladores son importantes y qué políticas podrían ser necesarias”, explicó.
“Creo que es importante que los países diseñen sus propios sistemas y sus propias formas de descubrir cuáles son las causas correspondientes. Todo tiene que concordar, y eso tiene que suceder a escala nacional“.
No obstante, el monitoreo de escala más amplia del tipo que ella y sus colegas han llevado a cabo tiene un papel valioso.
“Si bien la escala nacional es de vital importancia, sigue siendo necesario que la comunidad del cambio climático y la comunidad internacional tengan una especie de panorama independiente.
“Eso puede ayudar a identicar problemas como las fugas, por ejemplo, y ejercer presión sobre las cadenas internacionales de productos básicos en las que hay causas subyacentes de la deforestación”.
“Este trabajo puede brindar un indicador de línea base para los países que están estableciendo sus propios sistemas de monitoreo, por ejemplo: qué controladores son importantes y qué políticas podrían ser necesarias”

El camino por delante
De Sy vislumbra muchas formas posibles de aprovechar la base de este estudio.
“En la actualidad, en lo que nos estamos concentrando es en utilizar la misma metodología y ampliar el ámbito geográco a Asia y África. De esta manera, podemos tener una perspectiva pantropical sobre la deforestación y, al mismo tiempo, comprender las causas de la deforestación en un nivel más localizado”.
Según De Sy, su conjunto de datos podría combinarse con una variedad sorprendente de otros conjuntos de datos para comprender de modo más profundo las causas de la deforestación y sus consecuencias.
“Es importante tener en cuenta que solo estudié las causas directas: la actividad humana inmediatamente después de la deforestación; pero lo que también es muy importante entender son las causas subyacentes: la cercanía a las carreteras, los precios de los productos básicos y otros factores.
“Mi conjunto de datos podría utilizarse para relacionar estas causas subyacentes, lo que profundizaría la comprensión del tema”.
Asimismo, el conjunto de datos de De Sy podría combinarse con mapas de biodiversidad o mapas de biomasa, lo que revelaría las consecuencias cambiantes de la deforestación a lo largo del tiempo.
“Esto signicaría que si estos focos de deforestación se desplazan, se sabe que se están trasladando a zonas donde van a ser más o menos destructivos para los bosques, el carbono y la vida silvestre“.
Por desgracia, como los datos subyacentes de la tala de bosques no se han actualizado desde 2005, la metodología de este estudio no se puede utilizar para reejar los cambios que han tenido lugar a partir del año 2005.
“Hemos demostrado con este estudio lo que se puede hacer, pero viene acompañado de una especie de llamado a las organizaciones a que inviertan en obtener estos conjuntos de datos”, indicó.

“La singularidad de este estudio reside en su cuanticación, así como su explicitación espacial, y el hecho de que en el futuro su metodología se extenderá al ámbito pantropical. Pero esto es solo una parte de toda la historia de la deforestación”.
Para obtener más información sobre este tema, póngase en contacto con Veronique De Sy: niki.desy@wur.nl
Esta investigación forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería.

© Bozovich Blog