formats

Joint Statement from the United States and Norway on Deeper Collaboration on Forests and Climate Change

Publicado en 27 junio, 2016, en Sin categoría.

Recognizing the critical importance of forests and land use in mitigating the impacts of climate change, and adapting to those impacts that may be unavoidable, the Kingdom of Norway and the United States of America hereby resolve to deepen their collaboration on global issues related to forests and climate change.

On the occasion of the U.S.-Nordic summit in Washington, D.C., on May 13, 2016, the United States and Norway announced their intention to enhance existing collaboration on forests and climate change. We reaffirm our commitments made in the Leaders’ Statement on Forests and Climate Change, the New York Declaration on Forests and the Sustainable Development Goals.

Through the December 2015 Paris Agreement we, alongside more than 190 other States, set collective goals, including to; i) hold the increase in the global average temperature to well below 2 °C above pre-industrial levels and ii) pursue efforts to limit the temperature increase to 1.5 °C above pre-industrial levels, as well as iii) achieve a global balance between anthropogenic emissions by sources and removals by sinks of greenhouse gases in the second half of this century. These goals cannot be achieved without forests. The science is clear: Conserving, restoring and sustainably managing the world’s natural forests is critical to achieving a safe, secure, and sustainable world.

Limiting global warming is critical to safeguarding development achievements and securing a sustainable future. The Paris Agreement represents an important recognition of the need to conserve and enhance forests and other ecosystems. Forests and land use currently represent nearly one-quarter of global emissions, but forests alone may contribute up to one-third of the pre-2030 mitigation. Conserving and restoring tropical forests will also be important to achieve climate neutrality in the second half of this century. Conserving, restoring, and sustainably managing forests is also fundamental to a wide range of other sustainability objectives including food security, climate resilience, biodiversity, and maintaining freshwater resources.

Norway and the United States envision a world where economic growth and food security benefit from, and support, efforts to conserve and restore natural forests and reduce land-based emissions. Strategies for conserving and restoring forests on a global scale must simultaneously ensure increased agricultural productivity to produce food, feed, fuel, and fiber for a growing and increasingly affluent global population.

Our two countries are committed to achieving robust and lasting results in conserving and restoring forests. We share similar approaches to this global challenge:

– We are committed to partnering with tropical forest countries demonstrating leadership on this issue, with ambitious mitigation contributions and pursuit of low emission, climate resilient development pathways, in line with their Nationally Determined Contributions under the Paris Agreement.
– We favor large landscape-level approaches that aim to achieve forest conservation and restoration as well as economic growth, food security, climate change mitigation and adaptation, and biodiversity conservation in a holistic, integrated manner.
– We believe a variety of tools is needed to support these efforts, including payments for verified emissions reductions.
– We hold that success depends on mobilizing private investments, improving governance, increasing transparency, and enforcing the rule of law and the rights of indigenous peoples and forest dependent communities.
– We support private sector efforts to eliminate tropical deforestation from supply chains for commodities such as beef, palm oil, pulp and paper, and soy.
– We recognize the importance of managing land well, and that markets for legally harvested wood products can build incentives for improved forest management and reduce threats of land conversion.
– We recognize the contribution of farmers, foresters, civil society, indigenous peoples and local communities in good forest governance and sustainable development; we also recognize the need to take gender considerations into account.

Both Norway and the United States note their intention to continuing their efforts to reduce emissions and enhance sinks on their lands, promoting overall climate benefits, consistent with their Nationally Determined Contributions under the Paris Agreement.

Norway and the United States strive to mobilize support through various channels for ambitious action by developing countries. We endeavor to help partners attract additional support for their efforts, including from the private sector. Together, our efforts aim to help securing the multiple benefits forests provide for local communities, and for humanity as a whole.

More specifically, Norway and the United States resolve to continue and enhance our existing cooperation on REDD+ and sustainable landscapes to:

– Support partner countries and other stakeholders in developing GHG inventory, forest monitoring and MRV systems.
This may include enhancing our existing collaboration on the global SilvaCarbon and Global Forest Observation Initiative (GFOI) programs, sharing greenhouse gas (GHG) inventory compilation and management tools, as well as working on public-private partnerships like Global Forest Watch, and collaborating on activities in partner countries. We also plan to explore the role the technology industry may play in reducing data gaps and reducing uncertainties for forest monitoring. This can increase transparency, increase integrity of emission reductions, and aid efforts to combat illegality.

– Facilitate linkages of jurisdictional forest and climate programs with private sector commitments to reduce tropical deforestation in supply chains. Work with partners to promote deforestation-free commodity supply chains, building on the efforts of partner countries that are successfully implementing programs for reduced deforestation at a jurisdictional level.

– Clarify and strengthen the business case for sustainable investment. This may include working with Tropical Forest Alliance 2020 as well as other partners to develop investment-ready projects and connect them to potential funders.

– Enhance the use of our development finance and assistance to mobilize private sector investment for forests and sustainable land use. This may include the use of public finance to derisk or catalyze private sector finance. It could also include technical assistance and capacity building for partner countries seeking to attract private sector investment.

– Support states at the International Civil Aviation Organization (ICAO)’s 2016 Assembly to adopt a Global Market Based Measure to help to enable carbon neutral growth in international aviation from 2020. Such a measure for aviation could catalyze incentives for reduced deforestation through demand for large-scale forest emissions reductions, provided activities meet ICAO’s emissions unit program criteria and reflect relevant developments in the United Nations Framework Convention on Climate Change.

– Affirm our support for the new Capacity Building Initiative for Transparency. CBIT is designed to enhance institutional and technical capacity to build trust and confidence through transparency, and to meet international requirements for sound, consistent and comprehensive reporting, including on mitigation in the land sector.

– Strengthen our respective efforts to fight illegal logging and associated trade. This is intended to include our work and international cooperation on transparency, support for enforcement capacity, and the implementation of efforts like the Lacey Act prohibition on trade in illegally harvested timber and wood products.

– Provide technical tools and information to pension funds, finance agencies, and other investors seeking to reduce their impact on deforestation and forest emissions, and support responsible forest management.
This can help partners identify best practices and address one key gap hindering the shift of broader financial flows in a direction that supports better land use.

– Hold a bilateral expert-level meeting on forests once per year to promote close coordination on these activities.

formats

CEPAL y OCDE recomiendan al Perú robustecer la gobernabilidad forestal y mejorar las capacidades para el manejo sostenible de los bosques

Publicado en 27 junio, 2016, en Sin categoría.

Según el informe sobre “Evaluaciones del desempeño ambiental realizado por la Comisiòn Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos OCDE para el Peru 2016, el 95% de la deforestación en la Amazonia del Perú proviene de la quema de bosques para fines agrícolas y esta recomienda desarrollar el aprovechamiento sostenible de los bosques:

• “Se estima que más del 90% de la deforestación en el Perú se debe a la expansión de la agricultura. Ese proceso ha sido resultado del crecimiento desordenado de cultivos industriales para la exportación, del incremento de la migración y, en general, de una ocupación no planificada del territorio. Se ha visto potenciado por la debilidad institucional para frenar la deforestación y la baja valoración que se hace del bosque en pie y de los servicios ambientales que provee”.
• “También siguen presentándose conflictos en tierras indígenas debido a la ausencia de titulación. Ello conduce al aumento de los conflictos socio ambientales, limita el aprovechamiento eficiente de los recursos agroforestales”
• “Se estima que, en la Amazonia, el 95% de la deforestación se debe al cambio de uso del suelo para la agricultura, mediante la tala y quema, la mayor parte en operaciones de pequeña escala (menos de 5 ha) y en forma dispersa.”
• “Se estima que el sector de uso, cambio de uso del suelo y silvicultura (USCUSS) es el que presenta la mayor contribución a las emisiones de gases de efecto invernadero, con el 35% a nivel nacional, debido principalmente al proceso de deforestación (tala y quema de bosques) para la expansión de la agricultura, en particular en la Amazonia”.
• “Recomendaciones: Robustecer la gobernabilidad forestal y mejorar las capacidades para el manejo sostenible de los recursos naturales (especialmente de los bosques) y la recuperacion y conservacion de suelos”

formats

Bozovich felicita al equipo de Voley Regatas G1 por el 3°puesto

Publicado en 27 junio, 2016, en Noticias / News.

Bozovich felicita al equipo Regatas G1 por el excelente desempeño en la copa Regatas 2016.

El equipo Regatas G1 auspiciado por Maderera Bozovich viene teniendo excelentes resultados en la copa Regatas 2016. De los 5 partidos jugados han ganado 4.

El juego terminó el viernes 08 de julio y han quedado en el Tercer Puesto! Felicidades chicas!

formats

Bozovich felicita al Sr. Victor Zambrano Gonzales por el Premio National Geographic de Liderazgo en Conservación 2016

Publicado en 16 junio, 2016, en Noticias / News.

National Geographic: Peruano gana premio por promover conservación ambiental

Víctor Zambrano será galardonado este jueves por la National Geographic por su destacada labor de educación ambiental con los niños de Madre de Dios.

Destacable. El ex miembro de la Marina y conservacionista peruano Víctor Zambrano será galardonado este jueves con el Premio National Geographic de Liderazgo en Conservación 2016 por su labor en promover la conservación ambiental.

Denominado como un “líder anónimo de la conservación”, nuestro compatriota destaca por su trabajo de educación ambiental con los niños de Madre de Dios en el área de conservación “K’erenda Homet”, donde dedica sus mayores esfuerzos.

“En el refugio practicamos la educación ambiental vivencial desde hace tres años, pero nunca pensé que iba a ser elegido para este reconocimiento. Ha sido mucha satisfacción”, sostuvo.

De acuerdo al líder ambientalista, “K’erenda Homet” ha recibido entre 1000 y 1500 menores de varios colegios de la región, de los cuales al menos 30% son hijos de mineros.

La National Geographic Society entrega al año el premio a dos líderes conservacionistas (Latinoamérica y África). El líder africano Makala Jasper fue elegido gracias a sus aportes como director ejecutivo de la iniciativa de Conservación y Desarrollo Mpingo, una organización no lucrativa de Tanzania comprometida a mejorar el bienestar de las comunidades rurales, así como los bosques de los que dependen.

Tanto Zambrano como Jasper recibirán el galardón el jueves 16 en Washington en una ceremonia central donde se les hará la entrega de 25 mil dólares.

OTROS RECONOCIMIENTOS

Zambrano también resalta por su incansable labor como reforestador de la región donde nació: Madre de Dios; y por su lucha contra la minería ilegal pues es presidente del Comité de la Reserva Nacional Tambopata. Como se conoce la ilegal actividad desbasta parte de nuestra Amazonía.

El premio de la National Geographic no es el primer reconocimiento que recibe Zambrano. En 2014, el peruano recibió el Premio Carlos Ponce en mérito a su labor activa en el campo de la conservación de la diverswidad biológica del país.

A esto se suma el reconocimiento de Ashoka Fellows (1996 y 1997), catalogada como la mayor red de emprendedores socilaes del mundo.

DATO

El refugio lleva el nombre de la hija menor de Victor Zambrano, guardián del refugio desde hace más de quince años. Su nombre significa “Bello Amanecer”

formats

Bozovich apoya primera exportación del pueblo shipibo-conibo de Ucayali de madera certificada a la norteamericana Robinson Lumber Company

Publicado en 16 junio, 2016, en Sin categoría.

En esta semana, el pueblo shipibo-conibo de Ucayali exportó por primera vez madera certificada a los Estados Unidos, en trabajo en conjunto entre el Estado, ONG, y privados. Domingo visitó una de las comunidades.

Una mujer, envuelta en una cushma, solloza. Solloza pero su palabra no se interrumpe. Se aviva cuando parece ahogarse. Resuena poderosa.

“Hoy demostramos de lo que somos capaces, hermanos colonos. Es un día histórico. Ustedes no me entienden, pero yo sí. Queremos acercarnos. No nos dejen solos”.

Enfrente suyo, los ministros de Producción y Agricultura. Más allá, funcionarios del Estado, empresarios, periodistas. Hay rostros emocionados, pero también tensos, en la sala. Uñas mordidas. Ojos temblorosos.

Es mediodía del último martes, en la planta de la maderera Bozovich, en Lurín, y Diana Mori (39) o Reshin Kate (mujer que envuelve), una lideresa del pueblo shipibo-conibo, ha convertido -con su zamacón- esta conferencia de prensa, protocolar y aburrida, en una declaración de sinceridad. Mea culpas, ofrecimientos, y más mea culpas.

Es un día histórico, decía Diana Mori. Por primera vez el pueblo indígena shipibo-conibo ha exportado madera certificada (bajo los estándares FSC, el más alto del mercado) al extranjero. Pisos para terrazas, de alta calidad, adquiridos por la norteamericana Robinson Lumber Company. Un contenedor con 10 metros cúbicos de shihuahuaco, madera pesada y resistente, para el mundo. Valor agregado a las materias primas, por fin.

Nativos y colonos
La primera vez que gente de la Asociación para la Investigación y Desarrollo Integral (Aider) visitó Callería (pueblo al noreste de Pucallpa), Diana Mori tuvo un pensamiento indubitable: nos invaden.

El prejuicio, justificado por tantos engaños repetidos, era fuerte. Agrónomos e ingenieros forestales, hombres blancos al fin y al cabo, aparecieron de pronto, para hablarles de cosas extrañas como legalidad, certificaciones, y manejos sostenibles. Chino del más puro.

Nos encontramos en Callería (donde abunda pescado), la tierra de los incrédulos, donde crece la capirona y la quinilla (ideales para muebles), luego de una hora y media en bote. Nos acompañan Diana Mori; Juan Chávez (59), presidente del Consejo shipibo-conibo (institución que agrupa a los 25 mil nativos de esta etnia); y un par de miembros de Aider. Una utopía décadas atrás.

“No es fácil entender a un indígena, pero ellos nos ayudaron a entender”, dice Diana Mori, docente de profesión.

Comprender, por ejemplo, que podían ganar mucho más, trozando un árbol, que vendiéndolo en pie a los taladores ilegales. Y sobre todo, que el bosque, su inmensa despensa de frutos, plantas curativas y animales silvestres, podía terminar como un campo estéril y devastado, para siempre, si no lo cuidaban.

“Antes nos pagaban 30 soles por tumbar un árbol. Era poco, pero era plata fresca. Ahora recibimos 3 mil soles por hacerlo nosotros”, me cuenta Roel Guimaraes (37), el jefe de la comunidad. Incluso, se acogían al sistema ’80-20′. Es decir, de cada 100 árboles, los ilegales se quedaban con 80 y le dejaban 20 al caserío. Al precio que a ellos se les antojaba, además.

Ahora, ellos mismos manejan motosierras, aserraderos portátiles, censan sus bosques (solo talan de abril a octubre, de acuerdo al plan operativo).

En el 2005, Callería fue una de las cinco comunidades que certificó sus bosques. Hoy, es la única que se mantiene (la patente dura cinco años pero las auditorías son anuales). Según Guimaraes, actualmente, por año obtienen una ganancia promedio de 200 mil soles. Antes, a duras penas alcanzaban los 20 mil.

Cite indígena
Entre el 2006 y el 2008, nueve comunidades de Ucayali perdieron la certificación. Entre ellas, Puerto Belén. Hoy, un bosque marchito, sin vida, víctima de la deforestación más vil.

Certificarse era el camino, pero el más penoso también. Y no todos estuvieron dispuestos a soportarlo. “De nada nos servía contar con los estándares internacionales si las empresas preferían comprarle madera barata a los ilegales. Nos sentíamos frustrados”, señala Juan Chávez.
Cada vez que llegaban al puerto de Pucallpa acababan rematando sus trozas al mejor postor. Permanecer un día más en la ciudad era un gasto descomunal para sus bolsillos. Encima, la madera corría el riesgo de mancharse y quedar devaluada para el mercado.

Así nació el Centro de Transformación e Innovación Tecnológica Indígena (Cite indígena), formado por Promacer (asociación que aglutina a las comunidades certificadas) y el propio Aider. Primero, en 2009, como un centro de acopio, y a partir de 2012, como una empresa, con capacidad de imprimir valor agregado.

En este recinto, con capacidad para 300 metros cúbicos (algo así como 100 árboles), llegaron las trozas irregulares de shihuahuaco, provenientes de Pueblo Nuevo (a 25 horas de Pucallpa en peque peque), a fines de noviembre. Fueron transformadas en bloques manejables (16 pies de largo, 12 pulgadas de ancho y seis de espesor), y descansaron aquí hasta ser trasladadas a Bozovich, en Lima, donde les dieron los últimos acabados: secado artificial, cepillado con cuchillas y clasificación. Fueron ellos, quienes colocaron el producto final en USA.

“Las utilidades irán para las seis comunidades de manera proporcional”, asegura Pío Santiago (50), gerente general de Cite indígena. En este caso, Callería, Pueblo Nuevo, Roya, Junín Pablo, Buenos Aires y Nuevo Loreto.

El optimismo no es desbordante, sin embargo. En uno de sus salones descansan camas, floreros, vasijas y pipas varias. Prototipos que todavía les cuesta comercializar a gran escala. Lima aún es hostil. “En el 2014 entregamos 250 carpetas, a pedido de Foncodes, y nunca más nos llamaron. Quedó en fotos nomás. A veces el Estado prefiere al privado, lamentablemente”, se queja Pío Santiago.

Otra traba es el transporte. Ninguna de sus canoas es apta. Deben alquilar el servicio. Un bote cobra 15 centavos el pie tablar. Y trasladan no menos de 3 mil 500 pie tablares.

Marco legal
El Perú apenas exporta 150 millones de dólares de madera e importa mil millones de dólares. Chile, nuestro vecino, exporta cinco mil millones.

Cifras tan escandalosas empujaron al Estado a promulgar, en setiembre de 2015, luego de una larga espera, el reglamento de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre N° 29763, aprobada en julio de 2011.

Esta ley acelera procesos y promueve medidas, como la certificación forestal voluntaria, con la aplicación de descuentos. Los shipibos-conibos recibieron un 60% en cuanto al derecho de aprovechamiento (30% por el estándar internacional, 20% más por transformar la madera dentro de la región y 10% por mantener la certificación por cinco años).

Fabiola Muñoz, directora ejecutiva de Serfor, observa el futuro con ilusión. “Es una política de Estado. Confío en que el gobierno entrante continúe por el mismo camino. Es posible trabajar decentemente con los pueblos indígenas”.

De regreso, en Callería, Diana y Juan, los anfitriones, nos invitan un sudado de bocachico, con arroz y plátanos sancochados. “El bosque es nuestro mercado. Sin él, no vivimos”, dice Juan. Proteger y no depredar.

formats

Bozovich agradece a Gabriel Villaran por la confianza!

Publicado en 18 mayo, 2016, en Sin categoría.

Muchas gracias Gabriel por confiar en nuestros productos y servicios. Es un orgullo ver el resultado de nuestro trabajo! Quedó super bien tu deck y esperamos que lo disfrutes.

formats

BOZOVICH y SERFOR trasladan a Jaguar ante amenaza a trabajadores de centro de rescate de fauna en Madre de Dios

Publicado en 18 mayo, 2016, en Noticias / News.

Puerto Maldonado, mayo 2016. Por primera vez en el país se logra realizar el traslado de un individuo silvestre de jaguar (Panthera onca) de un ambiente natural a otro similar. Esto se logró mediante un trabajo coordinado y oportuno entre el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), la Dirección Regional Forestal y de Fauna Silvestre (DRFFS) del Gobierno Regional de Madre de Dios (GOREMAD) y los titulares de un centro de rescate y de una concesión forestal. La medida fue adoptada, debido a que el felino puso en riesgo a los trabajadores y voluntarios del centro de rescate “Reserva Ecológica Taricaya”, así como a los animales que en él se mantiene.

El centro de rescate está ubicado a orillas del río Madre de Dios, a casi una hora de Puerto Maldonado por vía fluvial y está situado al lado de la Reserva Nacional de Tambopata. Este espacio natural de 476 hectáreas alberga diversos animales en cautiverio y en semi cautiverio. En los últimos meses se había registrado la presencia de varios jaguares silvestres que rondaban cerca de sus instalaciones, los cuales eran atraídos por la presencia de un jaguar hembra en celo.

Producto de ello, un jaguar macho adulto (de 54 kg) atacó y mató a dos paujiles (Mitu tuberosum) y a un mono maquisapa joven (Ateles chamek). Ante ello, el Regente de Fauna Silvestre del centro de rescate, Blgo. Raúl Bello Santa Cruz, notificó al GOREMAD y al SERFOR el caso. Una vez recibida la información, los funcionarios del SERFOR actuaron rápidamente para resolver el problema.

Posteriormente y tras las coordinaciones realizadas entre el SERFOR y el GOREMAD, se decidió capturar al felino para su traslado. Asimismo, se designó a Alfonso Zuñiga Hartley, Especialista en Evaluaciones Poblacionales de Fauna de la Dirección de Inventarios y Valoración del SERFOR, para que asista técnicamente el proceso.

El jaguar fue capturado en el centro de rescate y mientras estuvo en cautiverio unos días, se limitó el acceso a las personas del lugar para evitar que se acostumbre a la presencia humana y que disminuyan sus posibilidades de sobrevivencia tras su liberación. Posteriormente, el GOREMAD decidió, con la asistencia técnica del SERFOR, movilizarlo a otro lugar con condiciones naturales similares (traslocación). Asimismo, se le colocó un radiotransmisor satelital (GPS) para monitorear en tiempo real sus desplazamientos y adaptación a su nuevo hábitat.

El jaguar fue trasladado a la Concesión Forestal Otorongo SAC, ubicada a más de 120 km de distancia del centro de rescate y a algo más de 40 km de distancia al interior del bosque desde la Carretera Interoceánica Sur. El traslado del felino, que se dio por vía fluvial y terrestre, duró cerca de seis horas. Cabe resaltar que la zona donde fue liberado solo es transitada por los dueños y trabajadores de la concesión, los cuales realizan una vigilancia permanente para evitar que personas ajenas extraigan recursos sin autorización.

Esta experiencia resalta la importancia de una buena comunicación y coordinación entre las Autoridades Forestales y de Fauna Silvestre a nivel local, regional y nacional y los usuario del bosque, lo que demuestra que sí es posible, desde el Estado, ofrecer respuestas efectivas a conflictos de este tipo con el apoyo de la sociedad civil.

Datos

•El jaguar es una especie protegida por el Estado y ha sido categorizada como Casi Amenazada a través del DS 004-2014-MINAGRI.

•El SERFOR está monitoreando, a través de la señal satelital emitida por el radiotransmisor, los movimientos del jaguar, con el fin de conocer el éxito de la traslocación y analizar si esta experiencia pude ser replicada en casos similares.

•Los titulares del centro de rescate y de la concesión forestal son usuarios del SERFOR.

•El Blgo. Raúl Bello Santa Cruz es un Regente de Fauna Silvestre reconocido por el SERFOR.

•En el marco del proceso de descentralización, las funciones de gestión forestal y de fauna silvestre fueron transferidas al GOREMAD por el gobierno central en el 2010.

formats

Jaguar reintroducido en su Habitat natural gracias a SERFOR y Bozovich

Publicado en 12 mayo, 2016, en Sin categoría.

El 13 de Abril de 2016, se capturó un ejemplar macho juvenil de Jaguar silvestre (Panthera onca) en las inmediaciones del Centro de Rescate Taricaya (CRT). Los técnicos del CRT coordinaron con la DGFS-Lima y la DRFFS-GOTREMAD, quienes a su vez, contactaron con Forestal Otorongo SAC para coordinar la posibilidad de liberar el ejemplar en su concesión Forestal Certificada de Tahuamanu, por contar con las condiciones óptimas de hábitat y protección.

formats

Entrevista de la Universidad de Lima a Drago Bozovich “Con Madera para el Negocio”

Publicado en 9 mayo, 2016, en Sin categoría.

Mientras sus amigos jugaban en el parque o se divertían en la playa buena parte del verano, Drago Bozovich se la pasaba en la selva o en algún aserradero, jugando, familiarizándose con el negocio de su padre, que tenía una maderera y tuvo el buen criterio de involucrar a sus hijos en este quehacer para que, más adelante, habiendo estudiado una profesión, pudieran dirigir el negocio con un profundo conocimiento de él.
Administrador por la Universidad de Lima, Drago es hoy CEO de Maderera Bozovich. En la siguiente entrevista cuenta cómo se inició en la maderera y transmite su amor por el bosque y su visión acerca de cómo se le debe aprovechar para lograr que dure por siempre.
¿Cómo fueron tus inicios en Maderera Bozovich?
La historia comienza en mi niñez. Mi padre siempre nos expuso a la empresa y al trabajo. Mientras jugábamos, acompañándolo, aprendíamos mucho. Ya de adolescentes, durante los veranos, practicábamos. Hubo veranos que trabajamos clavando pallets (armazón que permite el traslado de carga) y terminábamos con las uñas negras; otras veces cubicando (calculando la cantidad necesaria de material para terminar la obra) y recibiendo materia prima o clasificando la calidad del producto terminado y, al final, vendiendo los productos en el mercado local, acompañando a un vendedor sénior. Ya en la Universidad me especialicé en comercio exterior, pues me gustaba viajar (a mi papá le aterraban los aviones) y mi inglés era bueno.
¿En qué momento comenzaste a trabajar de una manera formal?
Desde que salí del colegio (1994) comencé a practicar formalmente, en temas relacionados con la parte comercial, porque era lo único que se adaptaba a mis horarios tan variables y cambiantes. Procuraba matricularme en cursos muy temprano en la mañana o muy tarde para tener la mayor parte del día útil y así poder trabajar.
¿Qué es lo más importante en el negocio maderero y de qué manera afecta la tala indiscriminada que llevan a cabo los informales?
Lo más importante es entender que el aprovechamiento sostenible de los bosques es la mejor forma, y la única probada que funciona en países en desarrollo como el nuestro, de conservar los mismos. Al dar valor económico a esa tierra como bosque en pie, aseguramos que alguien la cuide y aproveche, dé trabajo formal y digno a muchas personas y cree una economía formal y socialmente inclusiva que evite que esos bosques se destruyan por actividades no sostenibles o informales. La tala que llevan a cabo agentes informales es una práctica desleal con la que, desafortunadamente, tenemos que competir. Muchas veces, los formales fracasamos en este intento al tener costos mucho mayores, viéndonos forzados en la mayoría de los casos a exportar.
¿Cómo afecta el problema de la deforestación?
La tala ilegal o robo de madera es un problema que debe ser combatido, como ya se viene haciendo, pero no es una actividad deforestadora. La verdadera deforestación proviene del cambio del uso del suelo para actividades agropecuarias (legales y no), que son las que queman y destruyen el bosque, emitiendo gases de efecto invernadero en el proceso. Debemos entender que sin un aprovechamiento sostenible del bosque fracasamos como seres humanos, como especie. El sector forestal es clave para la conservación de nuestros bosques. El aprovechamiento forestal sostenible es el primer eslabón de una cadena de formalización, de generación de valor, de inclusión social, que muchas de las veces incluye a comunidades nativas de nuestra lejana y remota Amazonía, permitiéndoles acceder al mercado con sus recursos, ponerlos en valor, para siempre. Un bosque bien manejado es para siempre.
¿La madera peruana tiene alguna ventaja frente a otras maderas?
Muchas. La madera proveniente de bosques tropicales es, por naturaleza, más bella y durable que la de bosques templados. También es resistente a la intemperie, suficientemente dura para fabricar desde pisos hasta puentes y juegos para parques infantiles. Tiene colores vivos y texturas ricas. Solo lo mejor y más exigente se produce con nuestra madera. A veces, de manera injusta, nos preguntan: ¿cómo Chile puede exportar más? Si bien es cierto que con políticas estatales orientadas a promover la actividad forestal (como lo es el Plan Nacional de Diversificación Productiva) se puede ayudar a que el sector crezca mucho en un mediano plazo, difícilmente alcanzaremos a Chile. Pero la razón radica, justamente, en nuestro patrimonio forestal (bosques naturales superbiodiversos versus plantaciones). Me explico: el Perú cosecha de manera silvestre y con bajo impacto maderas finas que se transformarán en elementos de decoración; mientras que Chile, de manera masiva e intensiva, produce madera con fines estructurales. Cabe precisar que ambas pueden convivir y, de hecho, van juntas muchas veces: material chileno que va por dentro y material peruano que recubre y decora, por ejemplo.
¿Adónde se distribuye tu madera y en qué forma (sillas, parquet, materia prima, etcétera)?
Nuestros productos de madera se distribuyen en muchos mercados, incluido el peruano. Nuestro mercado va, curiosamente por lo mencionado anteriormente, desde Chile hasta Japón, pasando por una veintena de otros países. Nuestros productos, en su mayoría, tienen un alto valor agregado, muchos son productos terminados, listos para su instalación. También fabricamos en Asia y estamos desarrollando un intenso programa de productos importados que complementan nuestro portafolio. Apuntamos a buscar soluciones integrales para nuestros clientes.
¿Qué planes tienes a largo plazo?
Maderera Bozovich, desde hace un tiempo, busca liderar un esfuerzo por incentivar la certificación forestal voluntaria con estándares FSC. Con nuestro ejemplo buscamos inspirar a otros operadores forestales y comunidades nativas a certificar sus bosques bajo los mejores estándares mundiales de certificación, demostrándole al mundo que en el Perú también se pueden hacer las cosas bien. Estos productores certificados pueden formar parte de nuestra cadena productiva y de valor, y de esta forma integrarse al mercado nacional e internacional de productos sostenibles producidos con responsabilidad. Promovemos también la investigación e innovación tecnológica y la transferencia de conocimiento técnico a empresas nuevas y pequeñas. A través de una asociación con la ONG Aider y CITEIndigena, esto está comenzando a ser posible.
¿Qué recuerdos guardas de la Universidad de Lima?
Muchos, la mayoría muy gratos. El quiosco, una Inka Kola y ver amigos entre clases. Excelente networking ahora que veo para atrás. Muy buenos profesores. Cada uno aportando su granito de arena para nuestra permanente formación. ¡Gracias, Ulima!

formats

MINAGRI: Primera exportación de madera certificada de bosques de comunidades nativas de Ucayali

Publicado en 18 abril, 2016, en Sin categoría.

– Esta experiencia constituye un ejemplo exitoso de alianza entre comunidades indígenas, ONG, empresa privada y Estado
– MINAGRI seguirá impulsando la exportación de madera legal y el acceso a nuevos mercados

Seis comunidades nativas del pueblo indígena shipibo-conibo del departamento de Ucayali, exportarán, por primera vez, hacia EE.UU. un contenedor de madera procedente de sus bosques comunales que cuentan con certificación forestal voluntaria, gracias a la asistencia técnica de la Asociación para la Investigación y Desarrollo Integral (AIDER) y la alianza de negocio con la empresa maderera Bozovich SAC.

Desde los almacenes de la empresa maderera en Lurín, los ministros de Agricultura y Riego, Juan Manuel Benites y de la Producción, Piero Ghezzi, encabezaron el acto de embarque del primer lote de pisos de madera para exteriores. También participaron de la ceremonia la Directora Ejecutiva del SERFOR, Fabiola Muñoz, el CEO de Bozovich SAC, Drago Bozovich, y los líderes de las comunidades nativas, Juan Chávez y Diana Mori y Jaime Nalvarde de AIDER.

“Lo que hacemos desde el Estado es promover la exportación de madera legal. Hoy estamos exportando apenas US$ 150 millones al año y mil millones en importaciones (productos maderables), lo cual debemos revertir, cuando países vecinos como Chile, tienen ventas por más de US$ 5,000 millones anuales”, sostuvo.

COMUNIDADES EMPRENDEDORAS

En tal sentido, el titular del MINAGRI destacó los esfuerzos del sector Agricultura en seguir impulsando el desarrollo sostenible del bosque pero dando énfasis en la formalización del rubro forestal, “lo que permitirá valorar nuestros productos maderables en el mercado internacional”.

Las comunidades que han apostado por el manejo forestal sostenible y se ven beneficiadas son: Callería, Roya, Junín Pablo, Buenos Aires, Nuevo Loreto y Pueblo Nuevo, procedentes del pueblo Shipibo–Conibo que fueron los primeros en obtener la certificación forestal bajo estándares FSC (Forest Stewardship Council), que garantizan unas prácticas ambiental-económico y socialmente sostenibles.

De esta manera, las comunidades nativas aprovechan la madera de sus bosques de manera sostenible, generan ingresos, promueven la creación de empleos, desarrollan capacidades técnicas, innovación y conocimiento profundo de la industria maderera en su propia comunidad.

Por otro lado, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), organismo adscrito al MINAGRI respaldó esta iniciativa, que puede ser replicada por cerca de 1,200 comunidades nativas de la Amazonía, que cuentan con alrededor de 13 millones de hectáreas de bosques a nivel nacional.

PUEBLOS BENEFICIADOS

Se trata de la exportación de 10 metros cúbicos de madera de la especie shihuahuaco (Coumarouna odorata), aserrada en el Centro de Transformación e Innovación Tecnológica Indígena (Citeindígena) S.R.L., de propiedad de las comunidades y transformada por la empresa maderera Bozovich.

Asimismo, ministro, Juan Benites informó que este proyecto beneficiará a 400 familias, gracias a una decisión de las comunidades indígenas quienes apostaron por aprovechar el bosque de manera sostenible, darle un valor agregado para su comercialización, “y ahora sorprenden con la exportación”, añadió. “Como Estado, a través de las reformas, generamos las condiciones para el manejo forestal sostenible, a fin de que estas experiencias se repitan en el futuro” remarcó.

En la nueva Ley Forestal y de Fauna Silvestre, y sus reglamentos, aprobados por consulta previa, se impulsan con las Autoridades Regionales Forestales, la creación de Unidades Técnicas de Manejo Forestal Comunitario (UTMFC), para brindar atención y servicio eficiente a las comunidades nativas y campesinas.

Uno de los programas piloto de las UTMFC funciona en la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre Selva Central, órgano desconcentrado del SERFOR. Además, se incentiva la certificación forestal y promoción del mercado de la madera legal mediante descuentos y facilidades por certificación e integración de la cadena productiva.

© Bozovich Blog