Home Sin categoría La destrucción de la Amazonía: Bosques sin dueño
formats

La destrucción de la Amazonía: Bosques sin dueño

Publicado en 11 noviembre, 2013, por en Sin categoría.

La Destrucción de la Amazonía

Bosques Sin Dueño

José Luis Sardón

Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC)

En las últimas semanas, diversos medios de comunicación –empezando por El Comercio– han llamado la atención sobre la pavorosa destrucción de los bosques amazónicos en el departamento de Madre de Dios por acción de los mineros informales. Aunque ya se sabía desde hace algunos años que esto venía ocurriendo, solo últimamente se ha tomado nota de su magnitud y velocidad. Es evidente que, si no se adoptan medidas serias, pronto tendremos la desaparición total de estos bosques.

Ciertamente, lo que se requiere no es seguir apostando a la creación de nuevas oficinas gubernamentales encargadas del tema ambiental. Poco parece haber ayudado que, hace cinco años, la responsabilidad principal de este pasara del Consejo Nacional del Ambiente de la década de 1990 al Ministerio del Ambiente actualmente (tras hacer un breve recodo en el camino por Osinergmin). Igualmente, tampoco es claro qué aportará ahora el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

La cuestión de fondo es comprender que los bosques amazónicos solo podrán ser salvados si se permite establecer sobre ellos derechos de propiedad. Como explicó Ludwig von Mises en su libro “La acción humana”, el uso cuidadoso de recursos productivos se logra solo si se permite que alguien sea su titular. La propiedad hace que el titular de dichos recursos reciba los beneficios de su uso correcto, pero también los daños que experimentan por su uso torpe.

Los mineros informales talan los bosques amazónicos, sin preocuparse de dejar suficientes árboles para que ocurra la indispensable reforestación, porque sencillamente no son sus propietarios. Según el artículo 66 de la Constitución, su titular es la nación. Si el Estado no puede controlar siquiera la delincuencia en los barrios residenciales de Lima, ¿será realista esperar que asegure la tala cuidadosa de árboles en esas zonas remotas?

A estos bosques les está ocurriendo lo mismo que le sucede a todas las cosas que carecen de dueño: estar en vías de extinción. Como ha hecho notar Enrique Ghersi, las gallinas están en la dieta de millones de personas, pero nadie cree que vayan a extinguirse, porque se confía en que sus propietarios harán lo necesario para asegurar su continuidad. En cambio, no obstante estar en la dieta de pocas personas, se sabe que las ballenas sí pueden desaparecer, porque no tienen dueño que cuide de ellas.

Para salvar a los bosques amazónicos del terrible destino de su desaparición, por tanto, se necesita reformar el artículo de la Constitución mencionado o, al menos, el artículo 3 de la Ley 26821, Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, que incluyó a los bosques dentro de estos. Así, ellos podrán ser objeto de derechos de propiedad y sus titulares harán lo necesario para que no continúen desapareciendo.

El principal obstáculo para alcanzar esta salida, sin embargo, no es tanto la alta votación que se requiere para que el Congreso apruebe una reforma de la Constitución o de una ley orgánica. Lo más difícil es vencer la batalla ideológica que existe al respecto. Por razones no siempre desinteresadas, la mentalidad estatista prevalece entre los ambientalistas, quienes, prestando poca atención a las evidencias en contra del actual sistema, insisten en apostar al control del Estado.

Los avances de la deforestación amazónica, sin embargo, indican que ha llegado el momento de hacer un cambio mayor.

 

Fuente: Diario El Comercio, Jueves 7 de noviembre del 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Bozovich Blog